miércoles, 16 de noviembre de 2016

Chapa de aluminio para fachadas y cubiertas


Las fachadas realizadas mediantes chapas de aluminio permiten realizar una arquitectura compleja y adaptarse a todo tipo de formas, sean curvas o rectas, así como para la formación de revestimientos de pilares y otras aplicaciones arquitectónicas.

Los juegos y gamas de colores, lisos y metalizados, permiten un diseño creativo de fachadas, posibilitando crear contrastes y singularidades sobre superficies y formas. En fachadas, la serie 3000 (aleación 3105) es la más utilizada por reunir los requisitos adecuados tanto por sus propiedades mecánicas como por sus posibilidades en acabados superficiales (estética). Por lo tanto la mayoría de fabricante de chapas lacadas de aluminio, tanto para pintura seca como para pintura líquida utilizan como base la aleación AW-3105 semi-duro.

A pesar de que existen múltiples tipos de pinturas acrílicias, para fachadas se recomienda utilizar PVDF, pues estas aplicaciones requieren de un material altamente resistente a ácidos, bases y disolventes, que aguantes bien las altas temperaturas, al envejecimiento y los rayos ultravioleta, por lo que los fabricantes suelen dar una garantía minima de 10 años. Otro punto importante del lacado PVDF es que existe una amplia gama de colores/acabados, por lo que el proyectista puede obtener el acabado deseado fácilmente.


Doble techo paneles aluminio lacado perforado
Doble techo paneles aluminio lacado perforado

En caso en que el proyectista quiera darle un acabado metálico a la fachada, se puede utilizar chapas anodizadas de aluminio, normalmente aleaciones de la serie 5000, como la AW-5005. Existen 2 métodos de producir aluminio anodizado, mediante un proceso en continuo o por lotes. En este segundo caso, las chapas se cortan a medida, a partir de una bobina que se ha anodizado en continuo mediante tratamiento anódico y un posterior proceso químico para conseguir una uniformidad cromática, aspecto metálico de alta calidad, dureza superficial y alta resistencia a la corrosión. En el caso del anodizado por lotes, las chapas se colocan en un bastidor que posteriormente se introduce en el baño anodico. Este método permite anchos de chapa más grandes que el tratamiento en continuo.

Fachada paneles aluminio anodizado dorado
Fachada paneles aluminio anodizado dorado


Chapas perfiladas, onduladas, onduladas-microperforadas y grecadas ofrecen un amplio abanico de posibilidades para la creatividad en fachadas, tejados y cubiertas. Su proceso de fabricación, especialmente estudiado para su uso externo incluye tratamiento previo, impregnación y recubrimiento. Estos procesos de transformación mecánica son compatible tanto con las chapas anodizadas como con las chapas lacadas de aluminio.

Entre las diferentes ventajas que nos ofrece la utilización del aluminio para las aplicaciones constructivas se encuentran:
  • Ligereza, unida a gran rigidez
  • Planitud de superfície, permitiendo grandes formatos
  • Extremadamente resistente a la intemperie, incluso los ambientes más agresivos
  • Mejora del aislamiento acústico de los edificios
  • Gran diversidad de formas y acabados
  • El aluminio es un material totalmente reciclable
Por todo lo anterior el aluminio se ha ido consolidando como un material indispensable en la edificación , y hoy es día es difícil encontrar un edificio moderno que en el que no se incluya.