martes, 14 de marzo de 2017

Análisis del sector del titanio para 2017




A pesar de las tendencias a la baja en la exploración de petróleo & gas,  el sector podría desarrollar oportunidades para el titanio.

Se espera que los mercados industriales mundiales no-aeroespaciales presenten un viaje lleno de alti-bajos para el sector del titanio en 2017 y la primera mitad de 2018, dictada en gran parte por las vicisitudes en el sector de petróleo y gas mundial. Sin embargo, una disminución en un extremo del espectro de negocios industrial puede, de hecho, crear oportunidades en el otro extremo para el mercado de
titanio.

El analista de mercados Chris Olin, prevee que en comparación con la actividad empresarial en el sector aeroespacial, la demanda de titanio en los mercados industriales no aeroespaciales sea tibia durante la mayor parte de 2017 y principios de 2018.

Olin dijo que su lista de mercados industriales globales no aeroespaciales clave incluye la desalinización, petróleo y gas, generación de energía, la industria en general y las infraestructuras, procesos químicos, marinos y navales, y la energía nuclear. "Hemos estado viendo debilidad en los diferentes sectores industrial, excepto el aeroespacial" observó Olin, señalando que, año tras año, los niveles de negocio podrían estar bajando hasta un 10 por ciento en 2017. "El principal problema ha sido el colapso de los precios del petróleo y del gas. Por el momento, realmente no hay noticias positivas en los mercados industriales para el negocio de titanio. "Como resultado, dijo distribuidores, muy sabiamente, han salido a buscar negocio fuera de los sectores industriales, a la vez que ajustaban sus niveles de inventario a la demanda del mercado.

Según el analista, el petróleo debe recuperar al menos el nivel de $50 por barril para poner en marcha una nueva ola de inversiones, lo que tendría un efecto en cascada entre los diversos mercados industriales. Esto provocaría más dólares de inversión de capital. "Ha sido difícil conseguir la inversión para emprender nuevos proyectos" dijo.

Existe la posibilidad de un rebote en los mercados industriales en 2017, dijo, señalando el hecho de que la cadena de suministro de titanio y los niveles generales de inventario están ahora en "un equilibrio mucho mejor" en comparación con los últimos años. "Los vientos en contra para los mercados industriales (observados durante la segunda mitad de 2016) se han apagado y hay mucha menos presión de los inventarios procedentes de los distribuidores. Como tal, Olin anticipa una mejora de la actividad industrial del titanio durante el año 2017, cogiendo impulso de cara a 2018.

A medida que los mercados industriales se siguen ajustando a la caída en picado de los precios del petróleo, y las consecuentes ondulaciones a través de diversos sectores de actividad, Rob Henson, el presidente del Comité Industrial de la Asociación Internacional de titanio se mostró optimista de que la industria de titanio recuperará su impulso a medida que la industria del petróleo vuelve a aumentar el capital inversión durante los próximos 12 a 18 meses.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Chapa y pletina de aluminio para fachadas y cubiertas



Las fachadas con chapa de aluminio permiten realizar una arquitectura compleja y adaptarse a todo tipo de formas, sean curvas o rectas, así como para la formación de revestimientos de pilares y otras aplicaciones arquitectónicas.
Los juegos y gamas de colores, lisos y metalizados, permiten un diseño creativo de fachadas, posibilitando crear contrastes y singularidades sobre superficies y formas. En fachadas, la serie 6000 (aleación 6063) es la más utilizada por reunir los requisitos adecuados tanto por sus propiedades mecánicas como por sus posibilidades en acabados superficiales (estética). Las principales categorías en aluminio para fachada son:


  • Chapa aluminio anodizada en continuo tanto para interiores como exteriores. Estas chapas se producen a partir de un proceso en continuo mediante bobinas con tratamiento anódico de 15-20 micras, y un proceso químico para  conseguir una uniformidad cromática, aspecto metálico de alta calidad, dureza superficial y alta resistencia a la corrosión. 
  • Planchas de aluminio lacado en pvdf (poliester), muy utilizadas en fachadas ventiladas por sus ventajas en cuanto a  consistencia, calidad y gama de colores/acabados y resistencia a la corrosión.
  • Chapas perfiladas, onduladas, onduladas-microperforadas y grecadas ofrecen un amplio abanico de posibilidades para la creatividad en fachadas, tejados y cubiertas. Su proceso de fabricación, especialmente estudiado para su uso externo, tratamiento previo, impregnación y recubrimiento. Las chapas de aluminio anodizadas están termolacadas en continuo en poliéster líquido o PVDF. Este sistema confiere al producto un efecto estético y duradero, así como una alta consistencia cromática. El reverso está recubierto con una laca protectora.
  • Pletina aluminio plana sin cavidades: existe una multitud de formas diferentes y la matriz se suele fabricar en función de las características del proyecto. Los perfiles huecos con cavidades: son los que se utilizarían por ejemplo para el pasamanos de una barandilla. Pueden tener forma redonda, rectangular u otra especial, siempre que se extruya en un pase y sin posterior mecanizado. Las pletinas aluminio semihuecas se diseñan de manera que el perfil cumpla ciertas funciones técnicas como pueden ser auto-anclaje, inserción entre otros materiales, …..
Entre las diferentes ventajas que nos ofrece la utilización del aluminio para las aplicaciones constructivas se encuentran:

  • Ligereza, unida a gran rigidez.
  • Planitud de superfície, permitiendo grandes formatos.
  • Extremadamente resistente a la intemperie, incluso los ambientes más agresivos.
  • Mejora del aislamiento acústico de los edificios.
  • Gran diversidad de formas y acabados.
  • El aluminio es un material totalmente reciclable.
Por todo lo anterior el aluminio se ha ido consolidando como un material indispensable en la edificación , y hoy es día es difícil encontrar un edificio moderno que en el que no se incluya.