jueves, 23 de abril de 2015

Implementaciones industriales del foil de aluminio


Este articulo presenta un nuevo producto de alta tecnología disponible en nuestro catálogo: comparte respecto al foil de aluminio, también conocido como foil converter, un material equiparable al film de aluminio que se usa en especial para la fabricación de embalajes maleables para una multiplicidad de sectores, desde alimentos incluso productos medicinales o maquillajes. Los compradores se ocupan de modificar en foil de aluminio afín de adaptarlo a su producto; lacarlo para embalajes alimentarios, unirlo a paneles sándwich o pegarlo a otros materiales como papel, cartón, para fabricación de Tetra Packs.


El empacado flexible se hace viable gracias al foil converter

Metalvin puede ofrecerte foil de aluminio desde 10micras de calibre, en bobinas de hasta 1500mm de ancho, de ahí que podemos aportar la solución ideal con el propósito de brindar foil para industrias varias dedicadas a:

  •  Cartonajes esterilizados
  • Envolturas en film de aluminio
  • Bolsas asépticas para alimentos
  • Encapsulados de aluminio
  • Hojas de aluminio para cerradura de latas de conservas
  • Foil aluminio para blísteres de fármacos
  • Conductos laminados de aluminio
  • Foil converter para paneles sándwich

Características más destacables del foil de aluminio de Metalvin
  • Calidad y rapidez: Por varios años Metalvin lleva suministrando film de aluminio para diferentes aplicaciones y dispone de film con la última tecnología de fabricación, lo que posibilita proporcionar un producto de alto valor a un precio ajustado con todas las garantías junto unos tiempos de entrega desde 4-5 semanas, de los más bajos del sector, un detalle relevante en un rubro tan flexible como es el del empacado.
  •  Conformabilidad: El foil de aluminio proporcionado a nuestros clientes es siempre de gama alta, con un acabado homogéneo, flexible y con las tolerancias indicadas a la hora de realizar el pedido. El foil de aluminio se fabrica bajo pedido, para cada proyecto, por lo que el cliente puede indicar junto a la aleación el acabado del foil (liso, brillo, emboss) y si es necesario aplicar algún tratamiento final, en función de la aplicación. Podemos suministrar el film desengrasado, para que sea más fácil de adherir a otros componentes (caso de uso del foil converter para la fabricación de panel sándwich) o también con una capa de primer en un lado.
  •  Normativa: Nuestro foil de aluminio satisface los controles de la FDA y otros organismos de control referentes a sustancias para la conservación de alimentos y productos farmacéuticos
Un material único: la lámina de aluminio

La industria del empacado flexible se ve favorecida con un film de aluminio que satisface las particularidades que son necesarias para sus varios usos:

  • Conservación: Al tratarse de un film, una lámina de aluminio de solamente 6 micras de espesor, es suficiente para proteger los productos frente al entorno exterior; por otro lado amplía la duración de los productos alimenticios o las medicinas.
  • Conformado: La sencillez para conformarse y amoldarse a cualquier uso impulsa el uso de la lámina de aluminio, lo que es beneficioso siempre que buscamos conseguir un material gofrado o para envases moldeables.
  • Intercambiabilidad: Sea cual sea su aplicación, el foil de aluminio es apto para  múltiples procesos de transformación, tales como: corte, pegado, extrusión, barnizado, impresión o estampación.
  • Marketing y publicidad: Los diferentes estilos de terminado metálico, brillante o mate junto a su interoperabilidad con todas las técnicas de inscripción, promueven un despliegue de creatividad sin precedentes para los envases de foil de aluminio, lo que le garantiza la atención por parte del consumidor en los anaqueles de las centros comerciales.
  • Reciclaje: El foil converter de aluminio posibilita la fabricación de envases livianos y energéticamente sostenibles, consiguiendo un ahorro de recursos respecto a otros productos. Además los productos de foil de aluminio son completamente reciclables, haciéndolos sostenibles y eco-friendly.

Foil converter envases
Foil converter envases

Foil de aluminio alimentación
Foil de aluminio alimentación


jueves, 16 de abril de 2015

La plancha de titanio en el SR-71 Blackbird



La gran resistencia del titanio frente a la corrosión atmosférica, su estructura ligera y la más alta relación resistencia-densidad de todos los materiales metálicos convierten tanto la plancha de titanio como las barras de titanio en materiales ideales para la fabricación industrial. La plancha de titanio se utiliza en aplicaciones para la construcción de equipos industriales. Por ejemplo, en los sistemas de tuberías o intercambiadores de calor en la industria química y en alta mar. También en la instrumentación de procesos para bombas y válvulas.

 En este artículo vamos a comentar la primera aplicación del titanio como elemento principal en el diseño de un avión, el Lockheed Martin SR-71 "Blackbird", y como gracias a la introducción de este nuevo material se fabricó el primer avión inmune a los misiles tierra-aire.

Hoy en día se puede encontrar placas de titanio en la construcción del fuselaje de aviones (la industria aeroespacial es el mayor consumidor de productos de titanio), implantes médicos, artículos deportivos como raquetas de tenis y palos de golf, monturas de gafas, joyas, pigmentación de pintura, papel y la preparación de cloro (electrólisis de membrana) entre otros.

En el apogeo de la Guerra Fría, el presidente Eisenhower se puso en contacto con el grupo de desarrollo avanzado de Lockheed Martin, para construir un avión que no pudiera ser derribado. Tenía que volar durante largos períodos a velocidades superiores a 2.000mph. A esas velocidades, fuselajes convencionales se derretirían bajo la fricción atmosférica, por lo que fue necesario la introducción de nuevos materiales, tales como el titanio.

Con temperaturas previstas en los bordes delanteros de la aeronave superior a 1.000 grados Fahrenheit, tratar con el calor planteaba una serie de desafíos insuperables en cuanto al diseño y uso de materiales standard para Lockheed Martin. La única solución posible era el uso de planchas de titanio para la fabricación de la estructura del avión, afín de proporcionar la fuerza del acero inoxidable pero con un peso relativamente ligero y una gran durabilidad a las temperaturas excesivas.

Sin embargo, Lockheed Martin se encontró con múltiples problemas a la hora de mecanizar tanto las placas de titanio como las barras de titanio, pues las herramientas de acero-cadmio convencionales utilizadas para mecanizar otros materiales como el acero inoxidable eran demasiado frágiles. La solución que adoptó Lockheed Martin fue diseñar y fabricar sus propias herramientas de corte utilizando, como no titanio. Después de una mano de pintura negra, el primer avión de combate supersónico fabricado en titanio estaba listo para surcar los cielos, lo que hizo por primera vez el 22 de diciembre 1964; se trataba del Lockheed Martin SR-71 "Blackbird"

A partir de ese momento el titanio se ve introduciendo en los nuevos aviones militares, como el MIG-21 o MIG-25, principalmente en zonas del fuselaje para aumentar su resistencia sin aumentar el peso del avión y en las zonas expuestas a altas temperaturas, como los bordes de ataque de las alas y las toberas de los motores. En cuanto a la aviación comercial,  los nuevos modelos desarrollados desde principios del siglo XXI como el 787 Dreamliner, 737, A320neo o A350 incorporan tanto titanio como nuevas aleaciones de aluminio o materiales composites; nuevos materiales con fuerza estructural y bajo peso.

Avión SR71 fabricado en titanio
SR71Blackbird titanio

jueves, 9 de abril de 2015

Tratamientos superficiales del aluminio: anodizado y lacado.



El aluminio es, como cualquier otro metal, sensible al proceso de oxidación ambiental. Este proceso espontáneo produciría manchas aleatorias, que afectarían negativamente la estética de los perfiles. Se puede definir pues el proceso de anodizado como una oxidación controlada, acelerada y uniforme de la capa más superficial del perfil, por medio de un proceso electroquímico.
El proceso de anodizado se puede dividir en tres etapas básicas: pretratamiento (desengrasante + decapado), tratamiento anódico (proceso electroquímico en el que el aluminio se hace eléctricamente positivo y se sumerge en un electrolito) y postratamiento (sellado), para aumentar la resistencia a las manchas y a la corrosión de dicha capa.

El tratamiento de lacado consiste en proteger la superficie de los perfiles de aluminio con una capa de pintura aplicada, bien en polvo o bien líquida.
La denominación de  “Calidad Marina” es un proceso que mejora las prestaciones del lacado en ambientes muy agresivos como primera línea de mar, industriales, etc., que consiste en aumentar el rebaje de la superficie del material de 0,8 gr/m2 a 2 y 4 gr/m2, lo que beneficia la penetración y agarre del cromatizado, mientras que los
“Fluorocarbonatados” o “PVDF” (laca en base fluoropolímeros 70:30) son sistemas multicapas que ofrecen excelentes prestaciones ante el envejecimiento y la degradación del color debido a los rayos UV en ambientes de alta agresividad.

Tanto los perfiles como las chapas de aluminio utilizados en la construcción están expuestos a un cierto riesgo de corrosión, la cuál no solo puede tener consecuencias estéticas sino también estructurales. La corrosión por par galvánico ocurre cuando dos metales se ponen en contacto y ambos poseen potenciales eléctricos diferentes, lo que favorece el comportamiento de un metal como ánodo y del otro como cátodo. Para evitar el par galvánico debe colocarse separadores de materiales plásticos entre el aluminio y los otros metales, como puede ser el acero en el caso de los anclajes y de las mechas.

En la tabla a continuación puede ver las propiedades técnicas para las principales aleaciones del aluminio: