viernes, 22 de noviembre de 2013

El acero inoxidable y los procesos de mecanizado

A partir del momento en que las bobinas de acero inoxidable salen de la metalúrgica, comienzan los procesos de mecanizado del material, afín de poder comercializarlo para la gran mayoria de clientes. Las bobinas laminadas -en frío o en caliente- salen de la acería con un ancho standard, de 1, 1,5 y 2 metros, por lo que para convertirlas en planchas de los tamaños standard es necesario transformarlas mediante planchadoras y cortadoras.

Estas 2 máquinas -planchadora y cortadora- trabajan juntas, aplanando el acero inoxidable, para reducirlo al espesor deseado y posteriormente cortarlo mediante cizallas.La bobina de acero inoxidable va pasando por una instalación de rodillos que poco a poco van reduciendo el grosor de la bobina a la vez que va ensanchando el ancho de la bobina, hasta conseguir las medidas deseadas.

Los tamaños de chapas de acero inoxidable standard que podemos encontrar en el mercado son: 1000x2000, 1500 x 3000, 4000 x 2000 y 6000 x 2000mm, en espesores desde 0.4 a 5mm. En cuanto a los anchos de las bobinas en inoxidable comerciales, se suministran en 3 anchos: 1000mm, 1250mm y 1500mm.

El siguiente proceso es opcional, y se trata de aplicar un recubrimiento de PVC en una o ambas caras del material, para protegerlo de posibles rayaduras hasta el uso final del material.
En caso de aplicaciones que requieren diferentes anchos de corte, se recurre a máquinas de corte longitudinal o "slitters". Los flejes de acero inoxidable obtenidos pueden además plastificarse con PVC a 1 o 2 caras, al igual que las chapas. Tanto los espesores como los anchos e los flejes inox dependen del modelo de slitter, pero podemos decir que los espesores van de 0.3 a 5mm y el ancho del fleje hasta 1250 mm, con las tolerancias mínimas aplicables en el procesamiento de bobinas de acero inoxidasable.

El fleje inoxidable es un producto ideal para alimentadores automáticos que se aplican en los diferentes procesos de fabricación que utilizan industrias como las dedicadas al menaje (ollas, instrumentos de cocina), iluminación (lámparas, acoples) o decoración.

Para la variante en que necesitemos un corte no rectilíneo -formatos inoxidable a medida -, habrá que recurir a máquinas de control numérico -CNC-, como puede ser el caso de discos de acero inoxidable, para fondos de ollas o sartenes.